PARADIGMA21

Martes 19 Enero 2021

'Pandemonium II: la cura', se enfrenta a una pandemia que se escuda en la vírica: la del relato políticamente correcto que quiere imponerse. Pandemonium II propone "una cura que no tergiversa la historia ni ataca a personas que quieren aportar con todo lo que son, incluyendo su fe".

PandemoniumII: La Cura

PandemoniumII: La Cura.

«El pandemonium [reunión de demonios, Nota de la Redacción] continúa porque la pandemia ha venido a desvelar la debilidad que tiene la sociedad actual y sus pilares fundamentales». Esta es la razón por la que quienes impulsaron la publicación de Pandemonium el pasado mes de mayo como una refelxión alternativa al relato oficial de la pandemia por coronavirus, han vueto a la carga con Pandemonium II: la cura.

Así lo afirma el filósofo y doctor en Educación Carlos Beltramo en el prólogo de este nuevo volumen, que se distribuye de forma gratuita, y que cuenta con las aportaciones de Agustín Laje, Juan ángel Soto, Rodrigo Iván Cortés, Javier Villamor, Vanessa Vallejo, Juan Cianciardo o José víctor Orón, entre otros.

Beltramo expone como introito a este esfuerzo colectivo de «pensadores de la incorrección política» que son muchos los sucesos que en el terreno político y social en los últimos meses que hacen ver que «ya nada es igual a lo que era… pero no sabemos exactamente en qué acabará». Se trata de un tiempo de incertidumbre «ya que muchas de las seguridades anteriores no están, pero también de grandes expectativas por lo que vendrá».

Así la segunda parte de Pandemonium pretende abrir el campo de reflexión frente a la verdad oficial impuesta y la violencia creciente protagonizada por la izquierda revolucionaria mundial. De esta manera, se hace frente a una doble pandemia. «La primera -la biológica, iniciada por un virus que China nos envió desde Wuhan- es excusa para la segunda, la de la narrativa», en una nueva Guerra Fría en la que «el escenario es el mundo y las armas son los relatos», explica Beltramo.

La cura que se propone no es anticientífica, pero no entra en debates sobre microbiología: «el problema es que mientras el mundo está en vilo a la espera de alguna de tantas vacunas en camino o de la inmunidad de rebaño, los gobiernos y las barricadas ideológicas progresistas intentan proponer ‘su propia cura’ como si fuera la única posible».

Fuente: Actuall

Leer artículo completo